Esta web utiliza "cookies" propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las "cookies". Sin embargo, puedes cambiar la configuración de "cookies" en cualquier momento.

Presentació memòria social 2015

 

memoria JA 2015 Valenciano web

 

Joventut Antoniana atendió a 103 familias durante el año 2015

 

     

$  “Mans que comparteixen, que se parteixen i reparteixen” es el título de la memoria anual del pasado ejercicio, en el que se destinaron 64.256,89 € en ayuda a las familias.

 

 

 

La Joventut Antoniana de Vila-real atendió durante el pasado año 2015 un total de 103 familias de la localidad, lo que supuso una ayuda directa a 370 personas. Para la atención de estas familias se destinaron un total de 64.256,89 € en la compra de alimentos de primera necesidad, leche, pañales y papilla infantil, así como el pago de gastos de la vivienda, medicamentos o libros y material escolar entre otros conceptos. Así lo desvela la memoria anual que ha presentado la asociación vila-realense.

 

El presidente de la entidad, Pasqual Vilanova, ha explicado que “Joventut Antoniana, a través de la cercanía y el acompañamiento, conoce las situaciones de pobreza y precariedad de las personas que se atienden y las apoya para que con ayudas básicas, formación y orientación, tengan oportunidades de salir adelante y afrontar el futuro con esperanza”. Además el responsable de la asociación ha explicado que, con este informe, se busca “la transparencia y responsabilidad” de cara a la sociedad de Vila-real porque “la transparencia informativa es la mejor manera de generar confianza en las personas y entidades que colaboran con sus donativos en el sostenimiento de la obra social de la Joventut Antoniana, principal fuente de ingresos de la entidad”.

 

Bajo el lema “Mans que comparteixen, que se parteixen i reparteixen”, la memoria de 2015 presentada por los antonianos detalla que un 23% de las familias atendidas se dieron de alta durante el pasado ejercicio y pasaron a recibir una ayuda, sumándose al 77% de familias que ya habían sido dadas de alta antes de 2015.  En total, han sido 963 las intervenciones realizadas durante el pasado año, en el que se destinaron 29.640,18 € a la compra de alimentos, 8.686,91 € a la compra de pañales, leche y papillas infantiles, 1.805,70 € al pago de recibos de luz, agua y gas, 1.941,62 € al pago de gastos sanitarios o 4.905,64 € para libros y material escolar.

 

En cuanto al perfil de las personas atendidas, el 45% de las familias (47) son de nacionalidad española, mientras que el 55% de las familias son de otras nacionalidades, destacando la marroquí con 38 familias, la argelina con 8 o la rumana con 6. El perfil más generalizado es el de familias con hijos que se han visto atrapadas por el paro de larga duración y con recursos económicos insuficientes, en las que los únicos ingresos se limitan al subsidio por desempleo. También hay otras familias que entran en situación de ingresos cero y tienen enormes dificultades para hacer frente al pago de sus alquileres o hipotecas.

 

Por otra parte, Pasqual Vilanova ha destacado también la Escuela de Familia que se puso en marcha en 2012, “cuyo objetivo es mejorar la autoestima y las relaciones familiares para conseguir la integración en la sociedad de todas las personas participantes, mediante un espacio de formación con un talante de proximidad y acompañamiento”. Un total de 22 personas se formaron en el curso de primeros auxilios, 29 participaron en el curso de nutrición, 12 lo hicieron en el de cocina doméstica y otras 15 participaron en las clases de alfabetización. Además se puso en marcha el taller de formación en competencias transversales para la búsqueda de empleo a través de un acuerdo con la Fundació Tots Units, por el que se pretende apoyar, orientar y formar a las personas participantes para mejorar sus posibilidades de reincorporación al mercado laboral, favoreciendo la búsqueda activa de empleo. De este taller participaron 10 personas y se emplearon 80 horas. Gracias al Programa de Empleo 17 personas de la localidad lograron encontrar un trabajo digno durante el año pasado.

 

Por último, el presidente de la Joventut Antoniana ha querido agradecer de corazón “a todos aquellos vecinos de Vila-real y entidades locales por los donativos recibidos que tanto bien hacen a nuestros hermanos más necesitados y que han ayudado a fortalecer la existencia de la Joventut Antoniana y a dignificar la vida de todas las familias que se atienden”. También ha destacado la labor de lo 70 voluntarios que, durante el año 2015, colaboraron con la Joventut Antoniana e hicieron posible la atención a las familias más necesitadas de Vila-real.

 

 Descarga la memoria Social 2015