Esta web utiliza "cookies" propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las "cookies". Sin embargo, puedes cambiar la configuración de "cookies" en cualquier momento.

Visites Domiciliàries

¿QUÉ ES LA ATENCIÓN PRIMARIA?

La atención primaria tiene como objetivo la atención personal y domiciliaria de todas las personas y familias, tanto españolas como extranjeras, que necesitan ayuda y que han sido derivadas desde la acogida. La atención primaria también se realiza cada martes a partir de las 19 horas.

¿CÓMO ESTA ESTRUCTURADA LA ATENCIÓN PRIMARIA?

Con el objetivo de mejorar nuestra respuesta hacia las familias que atendemos, hemos dividido el barrio de la parroquia de San Francisco, es decir, nuestro ámbito de actuación, en seis sectores. En cada sector hemos incluido un número determinado de calles y avenidas de nuestro barrio y de cada sector participa un grupo de cuatro personas que se encargan de visitar a las familias que les estén asignadas. La finalidad de esta distribución es la de conseguir una atención más personalizada de las familias. Como cada familia a la que atendemos pertenece a un determinado sector, serán siempre las mismas personas las que la visiten y la atiendan y así el acompañamiento y seguimiento que se realiza en cada familia es más eficaz. Cada sector se responsabiliza de sus familias, estableciendo de cada cuando tiempo tienen que ir a visitarlas.

¿QUÉ TIPO DE AYUDAS RECIBEN NUESTRAS FAMILIAS?

Principalmente reciben ayuda de tipo alimenticia, mediante entrega de alimentos básicos como pasta, aceite, lentejas, garbanzos, alubias, atún, queso, azúcar arroz, galletas, leche, tomate, chorizo… Además para los niños entregamos pañales, leche infantil y de crecimiento y diferentes tipos de papillas. También repartimos a nuestras familias productos de higiene personal como gel de ducha y champú y detergente.  

¿CUÁLES SON NUESTROS PROPÓSITOS Y OBJETIVOS EN LA ATENCIÓN PRIMARIA?

Nuestro propósito a la hora de atender a las familias no consiste en ir a sus casas para entregarles comida exclusivamente. Realmente sería una ayuda muy paternalista que no conduciría a nada y que llegaría a perjudicar a las familias que atendemos. Nuestra intención es la de acompañar a la familia, aportar nuestra ayuda, diciéndoles que vamos a colaborar con ellos, pero son también ellos quienes deben de poner de su parte para poder salir de la situación en que están, porque toda persona, con apoyo, es capaz de resolver y mejorar su situación. Podemos resumir que nuestra meta es “ayudar a ayudarse”, desarrollando aspectos como la autoestima, la iniciativa, la responsabilidad y la solidaridad. Nuestro primer objetivo es la asistencia, es decir, tratamos de descubrir la carencia de la persona poniendo todos nuestros recursos. Pero desde la Juventud Antoniana sabemos que hay que dar un paso más, pues con esta acción asistencial crearíamos en las personas que atendemos una actitud pasiva y dependiente de nosotros y estaríamos “obligando” a las personas a volver una y otra vez buscando nuestra ayuda. Este paso más es la promoción, sabiendo que la asistencia debe de contener unos elementos que lleven a la promoción. Podemos poner el siguiente ejemplo: Si una familia inmigrante, a la que estamos ayudando, tiene dificultades a la hora de hablar español porque acaban de llegar, les podemos indicar a que lugares pueden acudir para aprender español, porque de esta manera pueden tener más facilidades a la hora de integrarse y encontrar trabajo. Se trata de un trabajo de motivación pues mientras les estamos ayudando, ellos deben también poner de su parte para salir de su situación. Es fundamental que estas personas logren una participación plena, como un ciudadano más, en todos los ámbitos como en el laboral y social. La ayuda directa que prestamos no puede considerarse como un fin en sí misma, sino como un medio que ayude a despertar en las personas a las que atendemos, el deseo de avanzar en su promoción personal y en la mejora de su situación a medio o largo plazo.

¿A QUÉ TIPO DE FAMILIAS AYUDAMOS?  

La mayoría de las personas y familias que atendemos presentan distintos tipos de carencias. Muchas de ellas son de tipo económico, pero también las hay de afectivas. La mayoría de familias que atendemos viven en una situación económica precaria, pues no todos los miembros trabajan o en caso de hacerlo disponen de un trabajo inestable y precario, trabajando muchos de ellos en la economía sumergida. Muchas de las familias que atendemos viven en casas o pisos de alquiler, pagando una media de 350 euros al mes, teniendo que afrontar el pago de la luz y agua. Otras familias, pero en menor cantidad, tienen que afrontar el pago de las hipotecas de sus casas o de sus préstamos. Nos hemos encontrado con personas a las que les alquilan solamente parte de la casa o el piso (habitación, baño), viviendo en ellas más de ocho personas en unas condiciones que precisamente no son dignas ni adecuadas. Las principales necesidades que tienen es que necesitan ayuda alimenticia, y algunas de ellas que no llegan a final de mes nos solicitan que les ayudemos a pagar el alquiler de la casa, recibos de luz y agua. También pagamos material escolar, medicamentos, ayudas para desplazamientos y entregamos ropa y mantas. Ayudamos a familias numerosas con hijos mayores de edad, que tienen graves dificultades de acceso al trabajo, debido a su baja preparación profesional; mujeres que han dependido de los ingresos del marido y cuando éste falta por  separación, cárcel o abandono quedan totalmente desamparadas y con hijos a su cargo, teniendo muchas dificultades para sacarlos adelante. Tenemos el caso de mujeres maltratadas por su pareja y que deciden vivir solas o con sus hijos, sabiendo que las continúan amenazando o coaccionando. También hay familias donde algún miembro presenta problemas de salud o con minusvalías; familias rechazadas por su entorno por el mero hecho de ser extranjeros; familias donde el cabeza de ella está en paro o cercana su edad de jubilación y familias totalmente desestructuradas y con problemas psicológicos.